Tag

comprar compresor de aire

Browsing

Los compresores de aire son herramientas cada vez más utilizadas tanto a nivel doméstico como profesional por las ventajas que proporcionan durante el trabajo. Su principal beneficio es que la energía neumática que producen es económica y segura de utilizar ya que no existen riesgos de que se produzcan incendios u otros accidentes.

Los compresores se utilizan para una gran variedad de tareas en el hogar como pueden ser dar energía a herramientas de distinto tipo como pueden ser las pistolas de pinturas, las cuales podremos usar para trabajos sencillos como pintar marcos de puertas y ventanas o herramientas neumáticas como taladros, clavadoras y martillos.

Otro uso común es el de mantener la presión de las ruedas de coches, motos y bicicletas, así como inflar diversos objetos hinchables tales como colchones, juguetes de playa y globos.

Los compresores funcionan transformando la energía mecánica en energía neumática como es el caso de las herramientas que nombramos en el párrafo anterior. Para ello el compresor toma aire del ambiente y con el pistón lo comprime utilizando energía eléctrica, el aire luego se almacena en el tanque hasta que sea necesario.

Durante el funcionamiento del aparato el compresor realiza una tarea doble, la de comprimir el aire y la de expulsarlo a alta presión para poder dar energía a otras herramientas o para inflar objetos dependiendo del uso que queramos darle. En esta guía estaremos enumerando los distintos beneficios asociados al uso de un compresor de aire.

1) Prácticos y confiables

compresor de aire

Una de las principales ventajas de los compresores de aire es que son fáciles de usar ya que no cuentan con controles complicados como es el caso de otras herramientas que utilizan motores. Basta con encenderlos y ya estaremos generando el aire comprimido que necesitemos para la tarea a realizar.

Como comentábamos en la introducción, los compresores de aire se pueden utilizar para una amplia cantidad de tareas con lo cual se multiplican sus usos para convertirse en una herramienta esencial para cualquier taller tanto para profesionales como aficionados. Así podremos realizar diversos trabajos en el hogar con comodidad.

De igual forma, los compresores de aire son herramientas fáciles de mantener pues no requieren sino algunas tareas de mantenimientos rutinarias para garantizar su correcto funcionamiento así como prolongar la vida útil del aparato.

Ejemplo de algunos de estas tareas son: drenar toda el agua que queda en el dispositivo producto de la condensación por las bajas temperaturas: el agua al estar mezclada con aceite es tóxica y puede llegar a ser corrosiva si se deja dentro de la unidad.

Otro ejemplo es el cambio regular tanto del aceite como del filtro. En el mercado también existen modelos sin aceite, lo que facilita aún más el mantenimiento del compresor.

Por último, se trata de una herramienta confiable pues emite energía limpia, consume poca electricidad y no hay riesgo de incendios durante su uso. Quizás su defecto más notorio es que suelen ser ruidosos en especial cuando se trabaja en lugares cerrados.

2) Herramientas neumáticas

compresor de aire

Una de las funciones más comunes de los compresores de aire es su capacidad para dar energía a herramientas neumáticas, es decir que utilicen el aire comprimido como alimentación de poder.

Esto supone una ventaja pues las herramientas de este tipo suelen ser más fáciles y prácticas de operar ya que no cuentan con un motor propio. De esta forma suelen ser más ligeras, compactas y ergonómicas que otros modelos similares, además esto les permite operar por más tiempo sin que se produzca fatiga en el motor y en espacios de trabajo reducidos.

De igual modo, las herramientas neumáticas son más seguras y confiables ya que al no tener motor su mantenimiento es mínimo, reduciendo así la posibilidad de un desperfecto.

Por otra parte, el uso de aire comprimido reduce el riesgo de accidentes como choques eléctricos o de incendio si estamos trabajando en un ambiente con sustancias combustibles.

Otra ventaja de este tipo de herramientas es que ahorran energía eléctrica, lo que se traduce también en un ahorro de dinero en el largo plazo.

Siguiendo con el tema de la economía, las herramientas neumáticas suelen ser más baratas que las eléctricas y de combustibles, con lo cual son más fáciles de reemplazar en caso de un desperfecto o para completar nuestro juego de herramientas.

Finalmente, la capacidad de dar energía a las herramientas neumáticas nos dará versatilidad en las reparaciones del hogar ya que podremos utilizar taladros, martillos, clavadoras y pistolas de pintura entre otras.

Además al funcionar más rápido podremos incrementar nuestra productividad tanto en las tareas domésticas como si somos aficionados al bricolaje y la carpintería.

3) Mantenimiento de ruedas e inflado

compresor de aire

La otra función importante de los compresores de aire es su capacidad para inflar objetos diversos como pueden ser juguetes de playa, colchones hinchables, globos y por supuesto ruedas de motos, bicicletas y coches.

Mantener la presión recomendada por el fabricante en las ruedas es fundamental pero su mantenimiento y asegurarnos que tengan una larga vida útil.

Además, nos ayudará a que el coche funcione mejor pues se optimiza el uso de combustible y la velocidad que alcanza cuando estamos rodando, así como proporciona seguridad al mejorar el agarre.

Es por ello que un compresor de aire es una de las herramientas preferidas por los conductores.

En el mercado incluso se pueden encontrar modelos diseñados específicamente para llevar en el coche que funcionan con la toma de 12v del mechero del automóvil. De esta forma estaremos siempre preparados ante una eventualidad en la carretera.

Sin embargo, es importante recordar que los compresores de aire sólo sirven para reponer perdidas de aire en las ruedas. También son unas herramientas útiles para las excursiones ya que nos ayudarán en el inflado de colchones y otros objetos que se suelen llevar como balones de futbol o juguetes de playa.

En conclusión, se trata de una herramienta versátil con una amplia gama de usos que nos ayudarán en las tareas del hogar o en el coche.

Para los aficionados del bricolaje y de las reparaciones caseras existen pocas herramientas tan útiles como un compresor de aire pues se trata de dispositivos versátiles que nos permitirán realizar una gran variedad de tareas que van desde inflar las ruedas de coches, motos y bicicletas hasta dar energía a otras herramientas neumáticas como taladros o pistolas de clavos, pasando por el inflado de colchones hinchables, juguetes y globos para fiestas.

Al comprar un compresor de aire estamos realizando una inversión con retornos casi inmediatos pues son muchas sus ventajas así como el ahorro de tiempo y dinero asociado a las reparaciones caseras.

compresores de aire baratos

Sin embargo, al momento de decidirnos por un determinado modelo podemos encontrarnos con que en el mercado existen muchas opciones y que además el lenguaje utilizado en las descripciones es confuso o muy técnico.

Entonces se hace preciso entender de antemano qué tipo de compresor necesitamos, cuáles son las características principales que debemos tomar en cuenta al momento de comprar y el uso que le vamos a dar. Es por ello que hemos decidido redactar esta pequeña guía de compra de un compresor de aire para ayudaros a tomar la mejor decisión.

Especificaciones técnicas

Una de las barreras de entrada al momento de elegir un compresor de aire es la cantidad de números y otros datos técnicos que nos encontramos en los diferentes modelos.

Algunos de los datos más frecuente son: capacidad del tanque (CFM), PSI, ciclo de trabajo, entre otros que pueden resultarnos confusos si no sabemos a qué se refieren y cómo nos pueden ayudar al momento de poner en marcha el tanque.

A continuación explicaremos qué significa cada una de estas medidas.

CFM (pies cúbicos por minutos): Es la capacidad del tanque que se traduce en la cantidad de aire que puede transmitir el compresor a la herramienta o al inflar un objeto.

PSI: Esta medida se refiere a la presión del compresor, es decir, la fuerza con que es expulsado el aire.

Ciclo de trabajo: Durante la puesta en marcha el motor se enciende y se apaga hasta alcanzar la presión necesaria, esta medida nos permitirá conocer el tiempo entre ambas acciones.

Tamaño del tanque: El ciclo de trabajo estará determinado en parte por esta medida ya que a mayor tamaño también será mayor el tiempo de uso continuo que podremos darle.

Caballos de fuerza: Mientras mayor sea esta medida, el compresor es capaz de generar más presión.

Una de las dudas más comunes a la hora de comprar un compresor de aire es si necesitamos más presión o más capacidad. Esto lo determinará el uso que vayamos a darle a la herramienta. La mayorías de las herramientas neumáticas trabajan entre 90-100 PSI, entonces la capacidad dependerá de cuánto aire necesiten nuestras herramientas para funcionar.

Usos de los compresores de aire

Este tipo de dispositivos se pueden clasificar de varias maneras, una de ellas es dependiendo de su uso. En este caso nos estaremos refiriendo a si son de uso doméstico o industrial. Los primeros, tal como lo indica su nombre, son los que utilizaremos en el hogar para tareas sencillas como pueden ser inflar colchones hinchables, ruedas de bicicletas, motos y coches o dar energía a herramientas neumáticas como pistolas de pintura y taladros.

compresor de aire

Este tipo de compresor suele ser de un tamaño más reducido para poder almacenarlo sin problemas en el garaje de la casa. De igual forma, este tipo de compresores son en líneas generales más baratos que los de uso industrial y tienen menos capacidad.

Por su parte los de uso industrial o semi industrial son los que se utilizan para tareas profesionales. Generalmente son más grandes que los de uso doméstico y también más costosos. Sus usos varían desde verter cemento hasta pistolas de pintura para coches y en líneas generales la operación de maquinaria industrial como la que podemos encontrar en construcciones, talleres mecánicos y similares.

Sin embargo, para los aficionados del bricolaje y la carpintería este tipo de compresor puede representar una inversión pues les permitirá realizar una mayor cantidad de tareas, mientras que si lo necesitamos sólo para reparaciones y trabajos sencillos en el hogar con uno de uso domésticos nos bastará.

¿Portátiles o estacionarios?

Una segunda clasificación común en cuanto a compresores de aire es si son portátiles o si por el contrario se deben mantener fijos. La mayoría de los portátiles son de uso doméstico.

Estos son muy prácticos pues nos permitirán trasladar de un lugar a otro el compresor según sea necesario para la tarea que estemos realizando, para ello cuentan con una carretilla con ruedas para hacer el traslado más sencillo y cómodos a pesar del peso del compresor.

Así podremos realizar tareas como pintar los marcos de ventanas y puertas o realizar el mantenimiento de la presión del aire de las ruedas del coche sin problemas. Además, son más pequeños y ligeros.

Mientras que los estacionarios por lo general son usados para tareas más complejas como las que se pueden encontrar en talleres y en sitios de construcción.

Sin embargo, son muy útiles en casa si tenemos un puesto de trabajo fijo para nuestras herramientas como por ejemplo en un taller de carpintería casero.

Factores adicionales

Si todavía nos encontramos indecisos acerca de cuál tipo de compresor es el ideal para nuestras necesidades podremos considerar otros factores como puede ser el tipo de alimentación de energía de la herramienta. Según esta clasificación encontraremos eléctricos y de combustible.

Los de uso doméstico por lo general están en el primer grupo, siendo su principal defecto la necesidad de contar con un cable de alimentación lo suficientemente largo para poder trasladar el compresor por el espacio de trabajo.

Los segundos suelen tener más potencia al funcionar con gasolina o diésel según sea el caso. Estos se recomiendan para trabajos al aire libre y talleres pues por lo general son más ruidosos que los eléctricos.

En cualquier caso, escoger un compresor de aire capaz de satisfacer nuestras necesidades no tiene por qué ser una tarea complicada.